En Movimiento

Raúl Zibechi

El levantamiento del pueblo boliviano y de sus organizaciones fue lo que en última instancia provocó la caída del gobierno. Los principales movimientos exigieron la renuncia antes de que lo hicieran las fuerzas armadas y la policía. La OEA sostuvo al gobierno hasta el final. La crítica coyuntura que atraviesa Bolivia no comenzó con el fraude electoral, sino con el sistemático ataque del gobierno de Evo Morales y Álvaro García Linera a los movimientos populares que los llevaron al Palacio Quemado, al punto que cuando necesitaron que los defendieran, estaban desactivados y desmoralizados.

1.- La movilización social y la negativa de los movimientos a defender lo que en su momento consideraron “su” gobierno fue lo que provocó la renuncia. Así lo atestiguan las declaraciones de la Central Obrera Boliviana, de docentes y autoridades de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), de decenas de organizaciones y de Mujeres Creando, quizá la más clara de todas. La izquierda latinoamericana no puede aceptar que una parte considerable del movimiento popular exigió la renuncia del gobierno, porque no puede ver más allá de los caudillos.

La declaración de la histórica Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), cercana al gobierno, es el ejemplo más claro del sentimiento de muchos movimientos: “Presidente Evo ya hiciste mucho por Bolivia, mejoraste la educación, salud, le diste dignidad a mucha gente pobre. Presidente no dejes que tu pueblo arda ni te lleves más muertos por encima presidente. Todo el pueblo te va a valorar por esa posición que tienes que tener y la renuncia es inevitable compañero Presidente. Tenemos que dejar en manos del pueblo el gobierno nacional”.

2.- Este triste desenlace tiene antecedentes que se remontan, en apretada síntesis, a la marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS) en 2011. Luego de esa acción multitudinaria, el gobierno empezó a dividir a las organizaciones que la convocaron.

Mientras Morales-García Linera mantuvieron excelentes relaciones con el empresariado, dieron un golpe del Estado contra el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) y la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), dos organizaciones históricas de los pueblos originarios. Mandaron a la policía, echaron a los dirigentes legítimos y atrás llegaron, protegidos por la policía, los dirigentes afines al gobierno.

En junio de 2012 CIDOB denunció “la intromisión del gobierno con el único propósito de manipular, dividir y afectar a las instancias orgánicas y representativas de los pueblos indígenas de Bolivia”. Un grupo de disidentes con apoyo del gobierno desconocieron a las autoridades y convocaron una “comisión ampliada” para elegir nuevas autoridades.

En diciembre de 2013, un grupo de disidentes de CONAMAQ, afines al MAS, tomaron el local, golpearon y expulsaron a quienes allí se encontraban con apoyo de la policía, que permaneció resguardando la sede e impidiendo que las legítimas autoridades pudieran recuperarla. El comunicado de la organización asegura que el golpe contra CONAMAQ se dio para “aprobar todas las políticas en contra del movimiento indígena originario y del pueblo boliviano, sin que nadie pueda decir nada”.

3.- El 21 de febrero de 2016 el propio gobierno convocó un referendo para que la población se pronunciara a favor o en contra de la cuarta reelección de Morales. Pese a que la mayoría dijo NO, el gobierno siguió adelante con los planes de reelección.

Ambos hechos, el desconocimiento de la voluntad popular y la expulsión de las legítimas direcciones de movimientos sociales, representan golpes contra el pueblo.

Más grave aún. En la mañana del miércoles 17 de febrero, días antes de la celebración del referendo, una manifestación de padres de alumnos llegó hasta la alcaldía de El Alto. Un grupo de cien manifestantes ingresó por la fuerza al recinto provocando un incendio en el que murieron seis personas. Los manifestantes que se escudaron en la movilización de los padres pertenecían al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS).

Este es el estilo de un gobierno que denuncia “golpe” pero una y otra vez ha actuado de forma represiva contra los sectores populares organizados que enfrentaron sus políticas extractivistas.

4.- Las elecciones del 20 de octubre consumaron un fraude para la mayoría de las personas en Bolivia. Los primeros datos apuntaban hacia una segunda vuelta. Pero el conteo se detuvo sin explicación alguna y los datos que se ofrecieron al día siguiente mostraban que Evo ganaba en primera vuelta, ya que obtenía más de 10% de diferencia aunque no llegara a 50% de los votos.

En varias regiones se producen enfrentamientos con la policía, mientras los manifestantes queman tres oficinas regionales del tribunal electoral en Potosí, Sucre y Cobija. Las organizaciones ciudadanas convocan a una huelga general por tiempo indeterminado. El día 23, Morales denuncia que está en proceso “un golpe de estado” por parte de la derecha boliviana.

El lunes 28, se intensifica la protesta con bloqueos y enfrentamientos con la policía, pero también entre simpatizantes y opositores del gobierno. Como en otras ocasiones, Morales-García Linera movilizan a las organizaciones cooptadas para enfrentar a otras organizaciones y a personas que se oponen a su gobierno.

El 2 de noviembre se produce un viraje importante. El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, que mantenía una alianza con el gobierno de Morales, Luis Fernando Camacho, llama al ejército y a la policía a “ponerse del lado de la gente” para forzar la renuncia del presidente, invocando a dios y la biblia. El viernes 8 se amotinan las primeras tres unidades policiales en Cochabamba, Sucre y Santa Cruz, y los uniformados fraternizaron con los manifestantes en La Paz. Dos días después, con un país movilizado, el binomio ofrece su renuncia verbal, que no escrita.

5.- En este escenario de polarización, debemos destacar la notable intervención del movimiento feminista de Bolivia, en particular el colectivo Mujeres Creando, que encabezó una articulación de mujeres en las principales ciudades.

El 6 de noviembre, en plena polarización violenta, María Galindo escribió en el diario Página 7: “Fernando Camacho y Evo Morales son complementarios”. “Ambos se erigen en representantes únicos del ‘pueblo’. Ambos odian las libertades de las mujeres y la mariconada. Ambos son homofóbicos y racistas, ambos usan el conflicto para sacar ventaja”.

No sólo exige la renuncia del gobierno y del tribunal electoral (cómplice del fraude), sino la convocatoria de nuevas elecciones con otras reglas, donde la sociedad esté involucrada, para que “nadie necesite nunca más de un partido político para ser escuchad@ y para hacer ejercicio de representación”.

La inmensa mayoría de las personas que habitan Bolivia no entró en el juego de la guerra que quisieron imponer Morales-García Linera cuando renunciaron y lanzaron a sus partidarios a la destrucción y el saqueo (en particular en La Paz y El Alto), probablemente para forzar la intervención militar y justificar así su denuncia de un “golpe” que nunca existió. Tampoco entraron en el juego de la ultraderecha, que actúa de forma violenta y racista contra los sectores populares.

6.- La izquierda latinoamericana, si es que aún queda algo en ella de ética y dignidad, debemos reflexionar sobre el poder y los abusos que conlleva su ejercicio. Como nos enseñan las feministas y los pueblos originarios, el poder es siempre opresivo, colonial y patriarcal. Por eso ellas rechazan los caudillos y las comunidades rotan sus jefes para que no acumulen poder.

No podemos olvidar que en este momento existe un serio peligro de que la derecha racista, colonial y patriarcal consiga aprovechar la situación para imponerse y provocar un baño de sangre. El revanchismo político y social de las clases dominantes está tan latente como en los últimos cinco siglos y debe ser frenado sin vacilaciones.

No entremos en el juego de la guerra que ambos bandos nos quieren imponer.

24 Respuestas a “Sí se puede: los movimientos vuelven a la calle en Brasil”

  1. La pregunta es ¿por qué esos movimientos sociales no sacaron a Evo por la izquierda? Si en 1917:hubiese ganado el golpe de Kornilov este tipo de análisis sería: un levantamiento popular bolchevique utilizado por la derecha. Y en España 1936 sería: una huelga general de los obreros es usada por Franco.

  2. Renatto Vincenti Campos
    Respondiendo a la participación anterior, el gobierno de Evo Morales, nunca fue de Izquierda. Era de tinte Social Demócrata (Socialismo de Siglo XXI), con un discurso abiertamente Populista, pero que respondía a intereses de Derecha Neoliberal.
    La gente cambió al gobierno del MAS, porque se desgastó en años de incongruencias entre la predica y la práctica. El gobierno nunca fue claro en su discurso y, lamentablemente, desgastó el discurso popular causando una inclinación hacia la Derecha tradicional boliviana.
    El daño ocasionado a las Izquierdas de Bolivia, es en síntesis CATASTRÓFICO.
    En muchos años quedará en la conciencia popular que está «Izquierda» (entre comillas porque de Izquierda solo tenía el discurso), quiso – falsamente – instaurar un sistema comunista y ateo.

  3. La pregunta de Fernando Moyano es muy atinada al igual que sus comentarios de la situación rusa y española.

    Dice el autor: » Como nos enseñan las feministas y los pueblos originarios, el poder es siempre opresivo, colonial y patriarcal. Por eso ellas rechazan los caudillos y las comunidades rotan sus jefes para que no acumulen poder». Es cierto, pero esto no resuelve el problema a nivel nacional: el poder del Estado lo tiene la derecha con el apoyo del ejército y la policía que ayer apoyaban la represión de Evo. Y ese es el poder que cuenta.

    Me viene a la memoria el asunto brasileño cuando la izquierda electorera del PT no dudó en reprimir al pueblo que, al no estar organizado ni al querer tomar el poder dejaron que la derecha se hiciera cargo de este con lo que vemos ahora.

    La izquierda electorera no aprende: se usa a la policía y al ejército en la Bolivia actual para que esta después sea el apoyo de la derecha fascista y entreguista mientras la izquierda radical y anarquista siguie con su cotorreo del poder y su odio al Estado. En 1934, el gobierno de la Segunda República Española reprimió a los mineros anarquistas y comunistas de Asturias con apoyo del Ejército español al mando de un general llamado Francisco Franco … el mismo que dos años más tarde se alzaría en armas, provocaría la guerra civil y se quedaría en el poder por 40 años beneficiando a sus amigos y a los ricos de siempre … y las consecuencias las seguimos viendo ahora.

    Y la izquierda radical sigue con el asunto del poder patriarcal … ajá …

  4. Jorge Belarmino
    Estimadxs, hacen uso de la información discrecionalmente, creando una línea de tiempo que tiene mucho de absurda. Para nacie en la izquierda latinoamericana, a la que desde luego ustedes no pertenecen, conocía esos desencuentros. Podía maquillarse la elección, no sacar de la bolsa la mayoría cuando menos con pequeño porcentaje. Por otro lado, ínclitos, está más que documentado el trabajo que cuando menos desde febrero vienen haciendo los de siempre (Washington, FMI, OEA) para con nuevas tácticas producir lo que vemos. Mil cosas que comentar a su nota, pero ni para que perder el tiempo en un espacio de comentarios creado por la prensa internet para que se entretagan los inútiles, de los cuales ya formo parte jjjjjjjjjj De paso ahí tienen mis datos para vendérselos a la Fonda No Te Agüites, de San Tingüindín

  5. Hay cierta información que no está reflejada en este análisis. Zibechi estás haciendo un análisis sesgado a las fronteras bolivianas, sin tener en cuenta el contexto regional y mundial que se da este golpe de estado. Y digo golpe de estado porque así fue reconocido por los Estados Unidos, siempre con los eufemismos de rigor por parte de TRUMP. Además, de Bolsonaro y Macri. Las consecuencias de está irrupción de la extrema derecha en BOLIVIA es muy peligrosa, a sabiendas de los intereses coloniales que tienen los yankees. No es hora de divisiones… ES UN GOLPE DE ESTADO…

  6. Jenny Ybarnegaray
    Ojala la izquierda latinoamericana lo entendiese de esa manera y no actuase como corifea de la consigna «golpe», sin leer la historia reciente de Bolivia. Fuimos el 53,74% de bolivianos/as que le dimos el triunfo a Morales en 2005, cuando él aún «no lo podía creer»; fuimos 67,41% que lo ratificamos en 2008 (referendo revocatorio); fuimos 61,43% quienes aprobamos la CPE; fuimos 64,22% quienes le dimos el triunfo en 2009.
    Y ahí empezó el giro sin retorno al punto donde hemos llegado. Tener 2/3 de la Asamblea Legislativa le sirvió al MAS para hacer lo que le vino en gana, para copar los 4 poderes del estado y, con ello, desinstitucionalizar la poca democracia que habíamos logrado construir desde 1982. Se aplicó ahí la máxima de Lord Acton: «el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente». El gobierno del MAS se corrompió absolutamente y quiso prorrogarse por un cuarto mandato mediante un fraude inocultable. El resto, Raúl Zibechi lo describe con meridiana claridad.
    Gente del Foro de Sao Paolo, háganse un favor: dejen de taparse los ojos, como lo hicieron antes frente al estalinismo. La historia los juzgará oportunamente.

  7. Lidia Distenfeld
    Me parece de una omnipotencia enorme referirse a los movimientos de izquierda como «no quieren ver más all@ de los caudillos». No es por el lado de la desligitimacion que se puede iniciar una discisón. Suel leer con mucho interés sus publicaciones con las cuales muchas veces concuerdo. Pero con est se le fue la mano. Bajese del Parnaso

  8. Carlos lovotti
    Lo que pasa q el populismo comete un error fundamental de concepto
    …sus dirigentes quieren moverse dentro del sistema capitalista y terminan rechazando al pueblo….el sistema lo envuelve lo toques lo corroe y lo voltea…el pueblo lo termina rechazando x q los dirigentes populistas usurpan el poder cual príncipes populares son mitos q el pueblo de carne y hueso termina rechazando

  9. Jaime Coronado
    La respuesta a la pregunta de Moyano sería porque Bolivia ni América Latina, es Europa, ni el Imperio Zarista ni es la España Repúblicana, ni 2019 es 1917 ni 1936. Y es más tampoco es la Bolivia 2006-2008 durante el gobierno del mismo Evo Morales.

  10. Jaime Coronado
    La respuesta a la pregunta de Moyano sería porque Bolivia ni América Latina, es Europa, ni el Imperio Zarista ni es la España Repúblicana, ni 2019 es 1917 ni 1936, ni tampoco es la Bolivia del 2006-2009 de Evo Morales.

  11. Hay que ver un poco mas más allá de Bolivia. Es un plan. Paraguay, Chile, Colombia, Ecuador, Brasil y ahora Bolivia se encuentran dominadas por fuerzas de una derecha realmente antediluviana que cuenta con el más que evidente apoyo del Imperio y sus abyectos servidores (creo que a esta altura no vale la pena esconder ningún sustantivo ni adjetivo). El caso que se presenta en Bolivia, va más allá de la estrategia de «golpe blando» que se ha utilizado en la última década, cuya principal característica radicaba en la apariencia de legalidad que, a partir del apoyo de sectores judiciales, mediáticos y de los servicios de inteligencia, buscaba convencer a una porción de la sociedad civil y la sociedad internacional de que el gobierno surgido de dicho golpe era legítimo. En el caso boliviano, se ha retrocedido 40 años, para volver al plan duro del golpe militar. Por lo tanto, quienes realmente aspiramos a la autodeterminación de los pueblos y a una esperanza de cambio de paradigmas, tenemos la obligación de expresarnos defendiendo y denunciando lo que a todas luces se presenta como un plan que utiliza las herramientas más nefastas que se encuentren a disposición para lograrlo. #esunplan

  12. Alejandra Quiroga
    Un análisis muy claro y cierto. Solo me queda decir como ciudadana es que confío que todo este movimiento hizo despertar a much os jóvenes que vivíamos, al parecer, en un estado inerte y que no permitiremos que grupos oportunistas extremistas sean de ultra derecha o izquierda tomen nuevamente el poder. Es un a oportunidad de reconciliación, reconocimiento del otro y otra y sobre todo respeto.

  13. Parcialmente real el artículo las instituciones coptadas por el gobierno el incumplimiento de la constitución burlándose del referéndum en el cual el pueblo le dijo No a evo morales y el gran fraile electoral la intención de mantener las divisiones racistas que no hay más fueron la chispa de el inicio del movimiento de resistencia pacifico de Santa Cruz primero y luego del resto del país y lo fundamental burlarse De Dios originó que Evo Morales pierda el apoyo por no tener la legitimidad y haber mentido al pueblo y un burdo fraude que fue descubierto técnicamente por ingenieros informáticos por eso perdió su legitimidad

  14. Bárbara Blarouson
    Basta el comentario de José Monje para estar de acuerdo con Fernando Moyano. Jamás un golpe trajo nada bueno para las y los trabajadores. Subirse al carro del golpe de la dereha con los argumentos que sea no es más que brindar apoyo, por más que en el discurso se pretenda ser algo opuesto. Abajo el golpe en Bolivia!

  15. Víctor Hugo
    Lo inaudito es que se constata la existencia de una vigorosa «guerra entre fascista de izquierda y de derecha». El autoritarismo lo transversaliza todo y a todas en la «sociedad» boliviana.

  16. JAIME VIDAL
    SIN DUDA, ERES UN INFILTRADO ASALARIADO DE LAS «ONG»s PATRIARCALES DEL IMPERIO… TE DICES ‘periodista» y «educador popular», CUANDO EN REALIDD ERES UN TERRORISTA DE LA DESINFORMACIÓN Y CONFUSIÓN DE LA POBLACIÓN. TU APELLIDO MISMO TE DESNUDA COMO EL AGENTE DE OCCIDENTE QUE ERES… Y CIERTAMENTE NO SERÁ CASUAL QUE ESTA PÁGINA SE DENOMINÉ: «desinformemonos.org».

  17. Como cruceña de 33 años y viviendo todo este movimiento del pueblo nacional. Quiero aclarar que esto no sido un golpe como indican a nivel internacional, esto ha sido un clamor del pueblo boliviano ya que durante 14 años este gobierno se ha encargado de dividir nuestro país, se ha encargado de sembrar el odio y la separación. En sus discursos y acciones siempre se encargó de hacerse la víctima. Lo que detonó esta movilización a nivel nacional fue el irrespeto a la constitución cuando no respetó el 21f de 2106 y la gota que rebalsó el vaso fue el fraude que nos hizo a los Bolivianos. Este actual caos lo ha originado él con sus allegados que solo buscan el poder y seguir despilfarrando nuestros recursos económicos y naturales. Aquí cambas, collas y chapacos nos hemos unidos y nos hemos hecho escuchar de forma pacífica y no hemos actuado como los del MAS, que han saqueado imcendiado y asesinado a 4 personas y cientos de heridos. Espero que Dios bendiga a mi amada Bolivia.!!

  18. David Aguinsga Carrión
    El hecho que 1917 no sea 2019 y Bolivia no sea Rusia ni España, teniendo sus respectivas particularidades de tiempo y lugar, no significa que no existan tendencias generales, referencia universales y pensamiento lógico humano que sirvan para crear el análisis concreto de cada situacion. Por eso que a mi me parece que el primero de los comentaristas, Fernando Moyano, y la última, Bárbara Blarouson, tienen más razón. Si los bolcheviques hubieran dejado que el golpe del militar Kornilov prospere y triunfe y no hubieran hecho un tácito pero muy real y enérgico frente único con gobierno socialdemócrata de Kerenski, la historia de Rusia y del mundo del siglo XX hubiera sido otra. Quizá Kornolov y no Messolini hubiera Sido la primera dictadura fascista por muchos años, no hubiera habido la Gran Revolución Socialista de Octubre, la URSS ni la gran experiencia mundial el socialismo del siglo XX, más allá de la evolución y agotamiento posterior de éste. Similar y qbka vez distinto pasó en España. Pues bien, porque ese pueblo originario y no originario y esos libertarios indigenista y feministas no desarrollaron una política esencialnente analoga en Bolivia de estos días y semanas? Porque no pudieron ver con anticipación la ya vieja conspiración de los yanquis y de los fascistas aristocráticos criollos bolivianos contra el gobierno de Evo, hicieron frente único defendiendo temporalmente a este gobierno burgués emergente, y luego de desenmascarar, aislar y derrotar a los fascistas bolivianos, la emprendian frente al gobierno de Evo, desrnmascaraban sus límites y naturaleza y conquistaban el gobierno del poder con, por y para el pueblo. La verdad que eso tenía que significar en realidad una clara lucha de clases, y la lucha de clases es inevitablemente lucha de partidos. Pero los libertarios indigenista anarquistas detestan y temen a la lucha política de clases y la conquista y ejercicio del poder del Estado. Temen y detestan la dictadura revolucionaria democrática del proletariado y, sin confesarselo, siquiera a si mismos, prefiren dejarlo en manos, ya de la dictadura democrática liberal burguesa, ya de la dictadura terrorista abierta o fascista, para no «contaminar» su «pureza» con militancia en partidos y ejercicio del poder del Estado. Hoy, con decenas de acrobacias verbales no saben cómo disimular que, desde hace tiempo, todo ese movimiento contra el gobierno de Evo estaba preparado y canalizado por la gran burguesía imperialista y la boliviana fascistizada. No oued n evitar que contradicción principal en el mundo es entre el imperialismo y los pueblos y nacionalmente entre el pueblo y los grandes capitalistas criollos racistas y no Evo vs los anarquustas. En el fondo su conciencia les indica ello, pero no sé atreven a analizarlo más a fondo y autocritucarse, echándole toda la culpa a Evo.

  19. Los artículos de Raúl Zibechi, sobre Venezuela, Nicaragua y ahora este sobre Bolivia, forman parte del discurso de la guerra fría. Escritos que se caracterizan por ser ahistóricos, de ahí que estos sean muy segmentados, propio de la llamada corriente decolonial, la cual no es más una corriente más de la sociología neoliberal, para la cual no existe la lucha de clases, ni las características en que se construyen las relaciones coloniales. Y, esto se ve nítidamente en este artículo plagado de inexactitudes, como el señalar que la burguesía cosechó para sí, el levantamiento popular contra el gobierno de Evo Morales. Para él, no existen los planes imperialistas para derrocarlo, ni una burguesía totalmente racista y paramilitar. Tampoco, existe el deseo imperial de recuperar su patio trasero y el de la lumpen burguesía por recuperar totalmente el poder.

  20. Julio Martell
    Un artículo plagado de medias verdades y completas falsificaciones, tienen que justificar su conciencia y querer aparecer como los defensores de la «verdad revolucionaria», a ultima hora durante este golpe de Estado sacaron un pronunciamiento del grupo troskista POR de Bolivia que repite las barbaridades de este artículo, pero nunca podrán justificar que estuvieron de la mano de los comités cívicos y Camac ho o hicieron campaña por Mesa. Tampoco podrán ocultar que estuvieron