Estas informaciones nos llegaron via “posta-porteña” que a su vez las tomó (en parte) de “ElPais” y de “Correo de los viernes” . A cada cual de informarse y de juzgar, pensamos que ocultar es una muy mala política.

AIRE HEDIONDO

El senador Pablo Mieres sumó una nueva denuncia a la causa en torno al papel jugado

por la empresa tupamara “Aire Fresco”

Correo de los Viernes 654 16/12/16

“Aire Fresco” es una empresa que fue creada con el único propósito de intermediar en el comercio bilateral con Venezuela, cosa que hizo entre 2011 y 2015, algo realmente difícil de entender por cuanto los negocios con Venezuela son administrador por el gobierno de ese país. Sin embargo, esa empresa fue reconocida oficialmente durante la administración Mujica como intermediario, a puro dedazo. O sea, no sólo no se advierte la necesidad de apelar a un intermediario sino que éste, además, fue incluido con absoluta discrecionalidad.

“Aire Fresco” está dirigida por los tupamaros Omar “Murmullo” Alaniz y Carlos Decia (propietario de una empresa proveedora de Antel, además, y directivo del Fondo Raúl Sendic) y también estuvo vinculado a la misma el diputado “empepista” Daniel Placeres (que vive a los fondos de la chacra de Mujica).

En 2015, cuando se votó el fideicomiso por U$S 300 millones para saldar la deuda que Venezuela mantenía con productores uruguayos, la intermediación de “Aire Fresco” volvió a ser referida en el Parlamento. La empresa fue denunciada ante la Justicia del Crimen Organizado por el abogado Gustavo Salle en aquella ocasión. A raíz de la denuncia de Salle, ya ha debido declarar ante la jueza Maynard Omar Alaniz.

Ahora el senador Pablo Mieres (PI) presentó una ampliación de aquella denuncia. Entre el 21 y el 23 de marzo de este año, el senador recibió varios e-mails a los que se adjuntaron copias de órdenes de pago por el fideicomiso a empresas uruguayas. Entre esas copias, una que Aire Fresco recibió de PDVSA por U$S 182.000.

“Se nos dijo que en esta operación no había intermediarios. Esto ocurre en este gobierno e indica que la empresa Aire Fresco S.A. sigue cobrando montos supuestamente por comisiones sobre la relación comercial entre Uruguay y Venezuela”, señaló Mieres. “Fue un acuerdo de Estado a Estado y el fideicomiso se usó para pagar los créditos pendientes a las empresas uruguayas que le vendieron a Venezuela. ¿Qué rol puede jugar una empresa intermediaria si es un acuerdo de gobierno a gobierno?”, se preguntó.

Queda cada vez más claro por qué el Frente Amplio se negó a crear una comisión investigadora en el Parlamento en relación a los negocios con Venezuela. Porque saben que allí no hay, precisamente, ningún aire fresco.

La empresa Aire Fresco SA, que intermedia en el comercio con Venezuela, es en parte propiedad de un empresario del sector de telecomunicaciones proveedor de Antel que a su vez es directivo del “Fondo Raúl Sendic”, un proyecto impulsado por el Movimiento de Participación Popular (MPP) para apoyar económicamente a pequeños emprendimientos productivos de los sectores más pobres de la población

Quien es  Carlos Decia

Es propietario de la empresa Ledefyl Telecomunicaciones, que ha provisto de equipos de telecomunicaciones a Antel. La empresa tiene dos oficinas en Montevideo y otra en San Juan (capital de Puerto Rico). Decia es socio de Omar Alaniz en la empresa Aire Fresco SA que ha intermediado en exportaciones de pollo a Venezuela y que

En 2013 el Tribunal de Cuentas observó por dos veces una compra directa que Antel iba a hacerle a Ledefyl por US$ 4,5 millones. La compra se vinculaba, según la resolución del organismo de contralor a “la instalación e integración en la Red NGN de Antel, de una red de equipos SBC para servicios de telefonía para tráfico local y de interconexión internacional”. Antel pretendía realizar la compra amparándose en el artículo 33 del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf) que regula las compras del Estado. Sin embargo, el 20 de marzo de 2013 el tribunal observó el gasto con el argumento de que no había disponibilidad presupuestal suficiente para realizarlo.
Aún así , el directorio de Antel dispuso reiterar el gasto, aduciendo que “resulta necesario contar con los equipos que permitan cubrir la demanda de servicios de telefonía nacional sobre accesos de fibra (GPON), telefonía internacional sobre IP, servicios de troncales SIP sobre acceso de fibra óptica y nuevos servicios de IP PBX”, según la resolución del tribunal.
De todas formas, el organismo mantuvo la observación en una resolución del 18 de setiembre de 2013 en la que justificó que “los argumentos esgrimidos (por Antel) no se relacionan con la causal de observación formulada, por lo que en definitiva, la misma se mantiene incambiada”.
Sin embargo, fuentes del actual directorio de Antel dijeron que en realidad la compra fue realizada por subasta. Agregaron que fue observada por el Tribunal porque este organismo objetó todos los gastos de Antel mientras la empresa de telecomunicaciones tuvo en su presupuesto incluido la construcción del Antel Arena. Como ahora, la obra “salió” del presupuesto, el Tribunal ya no observará gastos por causa de falta de disponibilidad presupuestal.

Tanto Alaniz como Decia, socios en Aire Fresco SA, han viajado en varias oportunidades a Venezuela. Ambos se reunieron con empresas criadoras de pollos, entre ellas Granja Tres Arroyos (de capitales argentinos) para ofrecerles la posibilidad de intermediar en las ventas a Venezuela. Además de Tres Arroyos fueron contactadas las empresas Avícola del Oeste y Frimaral aunque los negocios fueron básicamente realizados por la firma de capital argentino. Aire Fresco registró en Venezuela la marca Urupo-llo hasta el año 2027.
La empresa tiene su sede en un apartamento sobre la calle Andes. Fuentes familiarizadas con el intercambio con Venezuela dijeron que cobraba comisiones equivalentes al 2% de cada negocio que se cerraba y que intermedió en embarques de pollo. Por ejemplo, en septiembre del año pasado participó en un embarque de 281.750 kilos de pollo.

En enero de 2011 y en mayo de 2013 Mujica firmó acuerdos con Venezuela. En ambas fechas Aire Fresco suscribió convenios para proveer a ese país de productos avícolas, cárnicos, lácteos y cereales.
Venezuela fue clave en los últimos años para las empresas lácteas locales y para Granja Tres Arroyos. Las ventas se derrumbaron este año pero un reciente acuerdo entre Uruguay y Venezuela apunta a dinamizarlas las ventas.

Trobo tiene dudas sobre rol de Aire Fresco

El 24 de junio de 2015, la Cámara de Representantes discutió sobre el proyecto de ley por el que se autoriza al Ministerio de Economía a prestarle US$ 267 millones a Ancap para que cancele anticipadamente la deuda que contrajo con la petrolera estatal venezolana Pdvsa por la compra de crudo. En esa oportunidad, el diputado nacionalista Jaime Trobo señaló que Aire Fresco estaba intermediando en el comercio con Venezuela. “Que se explique qué comisión cobra, quiénes son los dueños y dónde depositan el dinero. Le estamos dejando a los privados que metan la mano en la lata y no se la cortamos”, pidió Trobo.
Aire Fresco aparentemente fue constituida para intermediar en el comercio con Venezuela y no consta que haya participado en exportaciones realizadas a otro país.

 Extractos de una nota en El País de JUAN PABLO CORREA 13 ago 2015 

posta – postaporteñ@ 1705 – 2016-12-16