Se trata del ex oficial de Ejército Hernan Vejar Sinning, que actualmente se desempeña como abogado de comunidades de la comuna de Providencia.
Hernán Vejar Sinning, Subteniente del Ejército al momento del golpe de estado , que derrocó a Salvador Allende, participa en la detención y ejecución de los hermanos Luis y Domingo Urbina Díaz y de José Méndez Valenzuela, obreros agrícolas de Talca.
En los primer días de octubre de 1973, el conscripto Luis pizarro Aguiluz, llega atrasado al Regimiento número 16 Reforzado de Montaña de Talca, inventando como excusa haber sido asaltado y maltratado verbalmente por los tres campesinos, por lo que de inmediato se conforma una patrulla, comandada por Vejar, en la que va el mismo Pizarro Aguiluz, para detener a los acusados.
Los obreros agrícolas, que además eran analfabetos, son encontrados en el sector del cerro Caiván, cercano a Talca y conducidos a la unidad militar. En la piscina del recinto muere a causa de las torturas Luis Urbina, su cuerpo es sacado del lugar y transportado, junto a su hermano Domingo Urbina y José Méndez, hasta el fundo El Culenar, lugar donde fueron fusilados. Los restos de los tres trabajadores campesinos, fueron enterrados en el lugar y luego trasladados clandestinamente al cementerio de Talca, sin informar jamás a sus familias.
Sus cuerpos fueron exhumados y reconocidos recién en 1990.
Tras muchos años de absoluta impunidad, la Corte de Apelaciones de Talca determinó procesar y condenar a los responsables de estos asesinatos. Las irrisorias penas , en nada comparables a los atroces crímenes cometidos fueron, para el ex conscripto Pizarro Aguiluz, de 3 años de presidio y para Hernan Vejar Sinnig de 4 años por su responsabilidad en los homicidios de Domingo Urbina y José Mendez, y un año de presidio por su responsabilidad como encubridor del homicidio de Luis Urbina. A ambos criminales se les concedió el beneficio de la libertad vigilada, tras estar solamente 7 días detenidos.
Actualmente Hernán Vejar es abogado y trabaja como asesor legal y jurídico de comunidades en Providencia.
La acción de denuncia fue realizada por la Comisión FUNA, que tiene como obejtivo develar la impunidad, con la que gozan los violadores de derechos humanos en Chile