Es una de las mujeres más longevas de Uruguay. Para subsistir recurre a la solidaridad de un grupo de personas que le dona dinero por mes.