Junio 27, 2015
 

Las cifras de 2015 demuestran que en España el número es 10 veces menor

La cantidad de muertes por violencia doméstica en Uruguay es 10 veces mayor a las que se registran en España y cinco veces mayor a las que se conocen en Chile. Estas cifras surgen de una investigación presentada ayer en el Palacio Legislativo, realizada por la ONG Por la integración, que trabaja con mujeres víctimas de violencia doméstica.

El abogado Bautista Duhagon, quien expuso sobre la investigación, señaló que mientras en lo que va del año 2015 en nuestro país fallecieron 15 mujeres a causa de violencia doméstica, en España lo hicieron 13 y en Chile, 27. Sin embargo, explicó que la diferencia en la cantidad de habitantes ubica los índices de Uruguay muy por encima a los de estos dos países. España cuenta con 47 millones de habitantes y Chile con 18 millones. En tanto, en Uruguay apenas habitan poco más de 3 millones de personas.

Duhagon fue más allá y aseguró que según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Uruguay lidera el índice de homicidio de mujeres por violencia doméstica, que asciende a 0,73%. El mismo valor se registra en El Salvador, país que en 2012 fue catalogado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como “el más violento del planeta”. En tanto, en España el índice es de 0,12% y en Chile es de 0,23%.

El abogado agregó que según cifras del Ministerio del Interior, en 2013 las denuncias por violencia doméstica se ubicaron en 23.988 y en 2014 ascendieron a 29.122. Destacó que estas cifras coinciden con la cantidad de rapiñas, copamientos y lesiones que se denuncian. “Entonces, el primer problema que tenemos no son las rapiñas, es la violencia doméstica”, manifestó Duhagon, cuestionando el discurso del ministerio.

Una mala ley

El experto también planteó una visión crítica de la ley de violencia doméstica aprobada por el Parlamento en 2002, a la que catalogó como “mala y deficiente”.

Entre los aspectos que consideró negativos, se encuentra el impedimento de realizar una denuncia judicial por violencia doméstica fuera del lugar del hecho.

Agregó también que el Ministerio del Interior debería poner a disposición para estos casos el sistema informático con el que cuenta, que permite conocer los antecedentes de la persona con solo ingresar la cédula de identidad. En este sentido, aseguró que muchas veces la mujer denunciante llega a la audiencia y la Policía no tiene los antecedentes del agresor.

A su vez, impulsó la creación de un registro de agresores condenados y señalo que esta sería una herramienta importante.

http://www.elobservador.com.uy/