represión conjunta

La justicia paraguaya envió a su par argentina documentación del “Archivo del Terror” recopilación de datos de víctimas y victimarios intercambiados por las tres dictaduras, dentro de los esquemas del Plan Cóndor, y en el que aparecen nombres de desaparecidos uruguayos remitidos entre países.

Los documentos que presentó este fin de semana el diario Página 12 de Buenos Aires, refieren al llamado “Rollo 143”, con 1150 documentos microfilmados con datos de represores y torturados desaparecidos dentro de las sucesivas dictaduras.

El “Rollo 143” es parte del Archivo del Terror, donde se recopilaba data de comunicaciones entre los países de la región antes y durante las operaciones del Plan Cóndor, y está actualmente en custodia de la Suprema Corte de Paraguay.

La Justicia de Argentina que entiende en los crímenes de la dictadura, venía pidiendo de tiempo atrás esta documentación a Paraguay, que ahora ha sido enviada al juicio oral que se desarrolla en Buenos Aires contra los represores, se afirma aportará valiosos datos sobre muchas de las interrogantes pendientes. El rollo, conocido también como Rollo Cóndor, contiene materiales desconocidos sobre contactos bilaterales entre las cancillerías y documentos sobre la relación de las instituciones represivas, dijeron fuentes de la Comisión por la Verdad y la Justicia de Paraguay.

Una serie de remitos documentando traslado clandestino de personas

El extenso informe publicado en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-254754-2014-09-07.html detalla también el pasaje de ciudadanos uruguayos de manos de los represores en Paraguay a sus pares argentinos:
“Un documento del Rollo 143 es del 16 de mayo de 1977 y está numerado como 942. Lleva el membrete de la policía de la capital paraguaya. Y es un remito: “Recibí de la dirección de Políticas y afines –dice– los detenidos que a continuación se mencionan, que pasan a disposición de las autoridades argentinas:

1. Gustavo Insaurralde (uruguayo).
2. Nelson Rodolfo Santana Scotto (uruguayo).
3. José Nell (argentino).
4. Alejandro José Logoluso (argentina).
5. Dora Marta Landi Gil (argentina)”.

Los textos recopilados por el periódico argentino, son asumidos como “una especificidad dentro de un universo ya específico”, y reconfirman la postura de los fiscales en el sentido que el Plan Cóndor estuvo muy lejos de ser un simple “plan policial” en tanto desde las más altas jerarquías de los gobiernos, pasando por los mandos militares, estaban al tanto de lo que se hacía con los detenidos.