NI OLVIDO NI PERDÓN

Chile procesa ocho torturadores de la dictadura de Pinochet 39 años después

La justicia chilena procesó por homicidio especialmente agravado y secuestro calificado con desaparición a ocho ex agentes de la DINA, la policía secreta de Augusto Pinochet.

15 de agosto de 2014 a las 10:07 hs

 

El juez especial Leopoldo Llanos, de la Corte de Apelaciones de Santiago de Chile, dictó las sentencias por las muertes de Iván Olivares, Pedro Labra, Jaime Ossa, y la desaparición de Gustavo Ramírez, todos detenidos en 1975, y desde entonces recluidos en Villa Grimaldi, un centro de detención clandestino que ha sido reconocido como uno de los peores ámbitos de tortura del régimen pinochetista.

Además de las condenas penales, el juez impuso que el Erario Público deberá pagar el equivalente a unos 700.000 dólares en indemnizaciones a los familiares de las víctimas.

Durante el juicio se probó que Iván Olivares Coronel, estudiante de 20 años y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), intentó escapar cuando lo fueron a detener en su casa, pero aunque estaba desarmado lo ametrallaron en los fondos de la vivienda. Tenía 20 años. Pedro Labra, 23 años, estudiante, también militante del MIR, fue acribillado por agentes que ingresaron a su casa. Jaime Ossa, profesor, 32 años, detenido en su casa murió en la tortura días después.

Gustavo Ramírez, de 20 años, estudiante y miembro del Partido Socialista, detenido por los carabineros, desapareció en Villa Grimaldi, el último lugar donde se lo vio con vida.

Los condenados están todos en prisión

El magistrado condenó a penas de diez años y un día, al general retirado Manuel Contreras, jefe de la DINA actualmente en prisión, sentenciado a 40 años por decenas de casos de violaciones a los derechos humanos, por autoría de los cuatro crímenes.
El brigadier Miguel Krassnoff, ya condenado a 200 años, suma 30 años de presidio como autor de los homicidios de Olivares, Labra y Ossa y por la desaparición de Ramírez.

Los coroneles Marcelo Moren Brito, Rolf Wenderoth, Fernando Ferrer, Orlando Manzo y Fernando Lauriani; además del ex suboficial Basclay Zapata, agregaron a sus actuales condenas, penas que van entre los 3 y los 15 años de penitenciaría.