vidriera

Pasados de cuerda

por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad.

El día que el Pueblo norteamericano tome conocimiento cabal, de los millones y millones de dólares que le faltan a la salud, a la vivienda, al trabajo, o la educación, fueron destinados a los servicios de inteligencia, que nos protegerían de los peligros que acechaban a la democracia fuere donde fuere. Teniendo en cuenta además, que esos peligros estaban asociados a algunos hombres de pasado insurgente, pero que apenas reclamaban un lugar en la cosa. Ese día el Pueblo americano pedirá cuentas. Pero ese día está muy lejos aún.

Lo que sí es evidente es, que el imperio no volverá a cometer los mismos errores. Primero se escucharan los informes profesionales de psicólogos y analistas de toda índole, antes de entrar a gastar en inteligencia y municiones, parece ser la nueva estrategia imperial. Y en tal sentido consideran de capital importancia, la presencia en esos paises complicados, de embajadores que además de ser simpáticos, hablen el idioma de la casa. De ese modo los anfitriones se sentirán más cómodos, al momento de plantear sus “inquietudes”.
Y se les escuchará con mucha atención, pues ellos deberán sentirse importantes. A las preguntas incómodas las evacuaremos con evasivas o políticas de “largo aliento” en estudio.
Los halagaremos tal cual hicieron en el pasado con éxito los conquistadores, con presentes, estímulos, halagos y hasta los haremos sentirse inteligentes.
Los invitaremos de vez en cuando, a visitar nuestra casa y ellos dando muestras de felicidad, serán nuestros mejores aliados.

Bueno, desde el punto de vista de sus intereses, parecen estar en el camino correcto. Uruguay no es Irak ni Agfhanistan, tampoco Siria ni Libia. Este es un país tranquilo, en donde la Paz sólo podrá estar amenazada,por un penal mal cobrado o alguna expulsión injusta. Un país que se enorgullece de su democracia y de sus playas, de su responsabilidad al momento de las deudas contraidas y de seguridad al inversor, entre otros atributos.

No en vano los institutos que ponen nota, nos ha otorgado un lugar de privilegio y hasta hemos recibido menciones especiales, de lo que los uruguayos nos sentimos orgullosos. Qué más se puede pedir? Un país que cuenta con un presidente de pasado guerrillero, un hombre que se vió obligado a empuñar las armas, cuando los irresponsables Blancos o Colorados no quisieron escucharlo. Un hombre que ahora les demuestra que el sistema lo necesita, para los cambios que su propia existencia requiere.
También los edificios, aún los más costosos, los más firmes, necesitan ser restaurados tras el paso de los años. Blancos y Colorados tendrán que reveer sus propuestas, sus programas y sus ideas. Hoy la apuesta del mundo de los negocios,pasa por la tranquilidad inversora y buenas relaciones con la clase obrera bien organizada como se decía años atrás.
La propia embajada de los EEUU antes objeto de rechazo por parte de la izquierda uruguaya, hoy abre sus puertas para que los que ayer atentaban hoy puedan sentarse a la mesa y festejar el 4 de Julio. Y hasta el mismo guerrillero del pasado, pudo dar sus puntos de vista acerca de la Constitución Americana, detalles que mucha gente allí presente desconocían. Y como frutilla de la torta, surgió de nuestro presidente un elogio ya reiterado, a la persona de Julissa.

Pero dejando de lado estos aspectos menores podemos afirmar sin lugar a dudas, que jamás presidente uruguayo alguno, logró cosechar tantas simpatías en gobiernos imperiales. Si a ello agregamos que el hombre en cuestión, es un antiguo combatiente de la liberación nacional, no podemos menos que preguntarnos ,si estamos en presencia de un aventurero a quien lo mismo da una cosa que la otra, o si por el contrario se trata de una persona enferma, a quien gentes mucho más inteligentes lo han puesto a su servicio.

Esta gente que lo dirige sin que él lo perciba, tal cual el ventrilocuo hace hablar a su muñequito, lo estimulan precisamente con galardones que hablan de liderazgos regionales. Pero lo más triste es que el hombre se cree todas estas cosas y hasta se ofrece a resolver conflictos que llevan más de 50 años.

En este estado de cosas, resulta casi imposible analizar o explicar estos fenómenos desde una óptica de izquierda, por la sencilla razón que no sabemos donde ubicar a esta gente. Sabemos sí que trabajan para la entrega y la dependencia.

Desde la VIDRIERA IRRESPETUOSA hemos decidido tratar estos hechos, en un contexto discepoliano, es decir el Cambalache en donde podemos encontrar cualquier cosa.
Y a esta altura de los acontecimientos, casi nos atreveríamos a afirmar que el cargo que hoy ostenta la embajadora de los EEUU, corre peligro.
Porqué?, veamos.
La nueva estrategia imperial como explicáramos más arriba, preveé también un cambio en la estrategia diplomática, encaminadas a conseguir la colaboración de gente como esta. De ahí que nos envían una Hispano-parlante, pero resultó ser que esta mujer hizo tan bien su trabajo, que sin darse cuenta puede costarle un traslado inmediato. Los incentivó de tal modo, que ya se sienten como en su casa cuando pisan la embajada. Algo así como darle una mano a tu Amigo hasta que encuentre casa, y se queda con tu mujer.
Y han tomado tal confianza -caso Mujica- que ya se siente con derecho a opinar como tendría que ser el Imperio, que cambio de imagen necesita para ser más aceptable. La embajadora no percibió que a este hombre a quien tanto le da opinar en la ONU o en Pare de Sufrir, siempre que le alcancen un micrófono y una cámara que lo enfoque, pudiera llegar tan lejos en su afan de “colaborar”.
Esta es la prueba más elocuente de que en diplomacia como en la producción, a veces resulta contradictorio hacer bien las cosas……..