Autor: William Yohai

20 de marzo de 2014

Transcribimos más abajo un informe que analiza los resultados de las pruebas PISA desde el punto de vista de la igualdad-desigualdad de sus resultados tomando como parámetro el desempeño según la clase social de los niños.

Parece que somos, en ese sentido, el país más DESIGUALITARIO de América Latina.

El asunto no es menor. El desempeño educativo marca las posibilidades que tendrían los más pobres de ascenso social.

De paso; los resultados del estudio destruyen uno de los mitos que desde el oficialismo se trata de imponer cada día: el de que Uruguay es un país menos desigual que sus pares latinoamericanos.

Nos limitamos, entonces, a reproducir el artículo difundido hoy por El País[1].

Nuestros lectores sabrán sacar las conclusiones del caso.

“Empeoró rendimiento de los de nivel socioeconómico más bajo

PISA: brecha entre ricos y pobres uruguayos es la mayor de la región

Uruguay tiene la brecha más amplia de la región en materia de desempeño académico entre alumnos ricos y pobres, según quedó demostrado en la edición 2012 de las Pruebas PISA.

20 mar 2014

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) elaboró un comparativo del desempeño en las pruebas PISA de los estudiantes de la región según su nivel socioeconómico.

Según el relevamiento, Uruguay es el país que presenta la brecha más amplia en el puntaje obtenido entre pobres y ricos. En el caso de Uruguay la diferencia es de 108 puntos entre ricos y pobres, mientras que en el caso de Argentina es de 75 puntos, Brasil 77, Chile 99, Colombia 74, Costa Rica 77, México 62 y Perú 104. Uruguay también supera al país promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde la brecha es de 90 puntos.

“En los países de la región, los estudiantes más pobres se desempeñan alrededor de dos años de escolaridadpor debajo de sus pares más ricos en matemática. Lo mismo sucede en lectura y ciencia”, explica el informe. Agrega que “en matemática, Uruguay y Perú tienen las brechas más amplias, de más de dos años y medio de escolaridad. Chile también tiene una brecha amplia, pero principalmente porque sus estudiantes más ricos son el grupo que mejor se desempeña en la región. Sus estudiantes más pobres se desempeñan mejor que los de la mayoría de los otros países latinoamericanos.” Los estudiantes pobres uruguayos se desempeñan mejor que los de igual nivel socioeconómico en Perú y Colombia, mientras que es similar al de Argentina y Brasil y está muy por debajo de Chile, Costa Rica y México.

Creció la brecha.

La brecha en Uruguay por nivel socioeconómico ha crecido con relación a los resultados de la edición PISA 2003.

Desde entonces, Brasil y México redujeron la brecha entre los estudiantes de mayor y menor nivel socioeconómico por alrededor de un año de escolaridad. Uruguay, en cambio, aumentó levemente la brecha en este período. La reducción de la brecha en Brasil y México se dio principalmente debido a aumentos en el desempeño de los alumnos más pobres. En Uruguay, la ampliación de la brecha se dio principalmente debido a desmejoras en los puntajes de los alumnos más pobres.

En el caso de los estudiantes ricos, el rendimiento de los uruguayos es igual al de sus pares chilenos y muy superior al del resto de los países de la región.

“Los estudiantes más ricos tienen padres altamente educados, que trabajan mayoritariamente en ocupaciones calificadas, tienen más libros en el hogar y mayor acceso a obras de arte, literatura clásica y libros de poesía que sus pares más pobres. Estos indicadores que miden la educación y ocupación de los padres, posesiones en el hogar y recursos educativos los captura PISA en el Índice de Nivel Socioeconómico y Cultural (ISEC)”, explica el BID.

Resilientes.

PISA llama “resilientes” a aquellos estudiantes que a pesar de su bajo nivel socioeconómico tienen un buen desempeño en la prueba. Específicamente, son quienes están en el cuartil más bajo del ISEC pero se desempeñan en el cuartil más alto en matemática. Ningún país de la región tiene más de un 4% de sus estudiantes en esta categoría.

Uruguay tiene un 2,1% de alumnos resilientes y está por encima de casi todos países de la región con excepción de México, cuyo porcentaje es el más alto y llega a 3,8%. Perú y Argentina, en el otro extremo, tienen menos del 1% de los alumnos pobres son resilientes.

“Mientras más alto es el porcentaje de la variación en puntajes que se puede predecir por el nivel socioeconómico de los estudiantes, es menos probable que los estudiantes pobres puedan lograr buenos aprendizajes”, agrega el informe del Banco Interamericano.

El nivel socio-económico de los estudiantes explica un 23% de la variabilidad en puntajes en Chile, Perú y Uruguay; un 19% en Costa Rica; un 16% en Brasil; un 15% en Argentina y Colombia; y un 10% en México. En el país promedio de la OCDE es un 15%.

Los países con un desempeño promedio similar al de los latinoamericanos tienen brechas en el puntaje de matemáticas por nivel socio económico mucho más pequeñas.

Kazajistán, Indonesia, Jordania y Tailandia son cuatro de los cinco sistemas educativos participantes en PISA con las brechas de nivel socio-económico más pequeñas de los 65 participantes. México es el único país latinoamericano con brechas similares, ocupando el sexto lugar en este ranking.

Jordania está mejor

 Algunos países con ingreso similar a los de la región tienen brechas por nivel socioeconómico más pequeñas que las que quedaron en evidencia en los países latinoamericanos. Por ejemplo, Indonesia y Jordania, que tienen un ingreso per cápita menor al de todos los países latinoamericanos, tienen brechas menores a la de cualquier país de la región con 52 y 57 puntos respectivamente. Sin embargo en Vietnam, que tiene un ingreso por persona más bajo que Perú, la brecha entre ricos y pobres es de 82 puntos.”


Información disponible también en este link: resonandoenfenix.blogspot.com