Estamos ante una situación de política de hechos consumados que se está llevando adelante y que se expresó en la votación de la ley de mega-minería a cielo abierto sin tomar en cuenta el rechazo de amplios sectores de la población.

Este rechazo ha sido demostrado en 5 masivas marchas impulsadas por más de 40 organizaciones sociales nucleadas en la Asamblea Nacional Permanente (ANP) y por movilizaciones en los distintos departamentos.
La ignorancia por parte de las autoridades de este rechazo de la población ha provocado que algunos sectores crean que existe un único camino para revertir esa nefasta ley y los emprendimientos mineros que están proyectados y optan por apoyar un plebiscito.

La CNDAV considera que, los compañeros que se lanzan a este camino, afrontarán muchas dificultades y estamos convencidos que solo con la lucha unitaria como hasta ahora, se podrá impedir que los planes se concreten. El ciudadano que confía en el plebiscito y aquellos que no confiamos en esta vía por las razones que exponemos, debemos demostrar que tenemos un solo objetivo: impedir que las multinacionales se queden con nuestros bienes naturales y degraden nuestros suelos y subsuelo, contaminen el agua y destruyan todo lo que se encuentre a su paso.

Entendemos que
1) La mega-minería metálica a cielo abierto ya está prohibida en el Artículo 47 de la Constitución de la República, la prohibió el pueblo mediante votación popular en el 2004, aprobando la reforma del el agua por un 64,7%.
2) El artículo 331 de la Constitución de la República, establece que una vez que se presenta un proyecto de reforma constitucional, cabe la posibilidad de que la Asamblea General formule proyectos sustitutivos que someterá a la decisión plebiscitaria conjuntamente con la iniciativa popular, mecanismo al cual, seguramente, recurrirá el partido de gobierno u otros sectores afines a las multinacionales para frenar la reforma constitucional.
3) Porque no alcanzar los resultados esperados implicaría facilitar un “nuevo argumento” para legitimar las decisiones tomadas.
Entonces, solo la resistencia y unidad de lucha en las calles podrá terminar de echar a Aratirí y a todas las empresas mineras y extractivas del país, como lo hicimos con la lucha por la defensa del agua como derecho humano fundamental y nos sacamos del país a las multinacionales del agua. Hoy debemos movilizarnos para que se cumpla con el Artículo 47, no permitiendo que sigan avanzando las empresas mineras, el agronegocio y las políticas extractivistas en nuestro país.

Por ampliación de información:
correo electrónico: aguayvida@adinet.com.uy
Carmen Sosa 099 546 232
Nancy Espasandín 097 126 142
Ma. Selva Ortiz 099 259 822
Néstor Perdomo 099 053 831